Prevención en mascotas; primeros auxilios

Publicado el: 21 de Agosto de 2018

La relación entre humanos y mascotas parece ser cada vez más estrecha. Según un estudio de Affinity, institución especializada en cuidado animal, 90 por ciento de las personas que cuentan con un gato o un perro miran la televisión a su lado, 85 por ciento juega con ellos al menos una hora al día y 63 por ciento le cuenta cosas que no confesarían a nadie.

Incluso en muchos casos las mascotas se consideran un miembro de la familia, principalmente perros y gatos, por eso es importante conocer las medidas que se deben tomar en caso de que sufran un incidente que ponga en riesgo su vida.

Especialistas en medicina animal recomiendan estar preparados para aplicar técnicas de primeros auxilios en los peludos amigos.

El doctor Marco Antonio Hernández, veterinario zootecnista por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), comparte con nosotros algunos de sus conocimientos de prevención y atención de emergencias animales.

Hernández consiera que antes de pensar en primeros auxilios es importante contar con un botiquín médico; algunos materiales indispensables son yodo, gasas esterilizadas, vendas, cinta adhesiva, pinzas y un bozal para evitar mordidas.

Entre las emergencias más comunes con las que se puede enfrentar un perro o gato se encuentran la intoxicación y la asfixia, ya que están expuestos a ingerir todo lo que esté a su alcance, pero es importante saber cuál es realmente el problema.

En el caso de una intoxicación el comportamiento del animal puede volverse errático, incluso puede perder la noción espacial, mostrar salivación excesiva y no reaccionar a estímulos. Se puede pasar una pequeña luz frente a sus ojos y comprobar su respuesta.

En ese momento es fundamental identificar lo que ingirió la mascota, para dar un elemento al veterinario que lo atenderá y sepa cómo debe medicarlo. No se debe inducir al vómito y se recomienda suministrar carbón activado disuelto en agua (éste se puede conseguir en farmacias y tiendas de herbolaria). Una vez hecho esto se debe llevar al animal con un especialista.

En cuanto a la asfixia, los signos que manifiesta suelen ser tos, jadeos o un comportamiento irregular debido a la poca o nula entrada de aire a su organismo por un bloqueo de las vías respiratorias.

En este escenario se debe aplicar la Maniobra de Heimlich, adaptada al cuerpo del cuadrúpedo, ejerciendo presión con ambos brazos en la boca del estómago, justo donde terminan sus costillas, hasta que el objeto sea expulsado. Posteriormente es indispensable acudir con tu mascota al veterinario para asegurar que no exista alguna secuela por el incidente.

Estudios señalan que alrededor de 55 por ciento de los hogares en la República Mexicana cuentan con al menos un animal de compañía, de ese universo 33 por ciento nunca los ha llevado con un veterinario, lo que incrementa el riesgo de que la mascota sufra algún problema de salud que se podría evitar, por lo que los especialistas recomiendan revisiones médicas regulares.


FUENTE: Excelsior